NOTICIAS Y EVENTOS:
enero-2017 - MEXICO
PEñA NIETO AYUDó A TRUMP A GANAR ELECCIONES...
Peña Nieto ayudó a Trump a ganar la presidencia, no Rusia.
Es muy triste porque México ha hecho todo lo que le pide Estados Unidos y aun así o quizás por eso mismo, no nos respetan en absoluto.
Donald Trump ha sido presidente durante una semana, pero en esos siete días ya ha firmado una docena de órdenes ejecutivas y memorandos que cambiarán fundamentalmente las relaciones con sus vecinos más cercanos en los próximos años. Entre tantas noticias sobre renegociación del TLCAN, construcción del muro, expulsión de migrantes, un análisis del intelectual John Ackerman sobresalió por lo inusitado de su propuesta.
El gobierno extranjero que más contribuyó a la victoria de Donald Trump, dice, no fue Rusia sino México, es decir, no fue Putin sino Peña Nieto.
“Pasó algo muy curioso durante las elecciones. En la campaña electoral Enrique Peña se presentó y organizó un acto de campaña para Donald Trump, el 31 de agosto. Lo invitó a México y tuvieron una reunión básicamente como si Trump ya fuera el presidente de la República. Dieron un informe a los medios juntos en la residencia oficial de Los Pinos, mandó el helicóptero presidencial para traerlo desde el aeropuerto a los Pinos.
Y esto era muy importante para Donald Trump porque precisamente se le cuestionaba,se lo descalificaba a Trump como que, por un lado, no era un líder que pudiera ser respetado por jefes de Estado, más bien se iban a burlar de él, y por otro lado se le acusaba de ser racista por sus visiones hacia México y los mexicanos.
Pero aquí vino a salvar el asunto Peña Nieto. Se declararon grandes amigos, Peña Nieto y Trump. Y si te fijas en las encuestas la verdad es que sí tuvo impacto. Al siguiente día empezó a remontar. Trump estaba muy abajito porque Clinton había tenido su Convención nacional democrática. Pero esto fue un punto viraje muy importante.
Y esto lo hace aún más indignante y triste para los mexicanos porque aún después de todo este servilismo de Peña Nieto hacia Trump, de apoyo a él, ahora Trump le da una cachetada a Peña Nieto”.
Ackerman afirma que el presidente mexicano aplica políticas de deportación masiva contra los centroamericanos que tratan de cruzar México hacia Estados Unidos. Peña Nieto también ha comenzado la construcción, con ayuda estadounidense, de un “muro” en la frontera sur de México con Guatemala. Y al igual que Trump, Peña Nieto ha colocado la agenda corporativa en el centro de su gestión.
Las deportaciones de centroamericanos:
“El presidente Peña Nieto se parece mucho a Trump. Por ejemplo ha aplicado las mismas políticas de Trump en inmigración.
En México damos un trato terrible hacia los centroamericanos que quieren cruzar o quedarse en México.
“Ellos no le llaman muro como tal. Al Plan Frontera Sur establecido con financiamiento de Estados Unidos le llaman modernización de los cruces fronterizos. Pero lo que realmente está ocurriendo es una barrera de vigilancia digital, de sensores, de militarización. No hay una barrera física, es muy difícil en selvas, montañas, pero sí hay nuevas construcciones y vigilancia muy rigurosa en contra de la migración de los guatemaltecos y centroamericanos a México.
Estuvimos el año pasado durante las vacaciones de Semana santa en Guatemala y hablábamos con los colegas de ahí y nos decían que realmente es más difícil ingresar a México que al mismo Estados Unidos desde Guatemala. Las entrevistas, el maltrato del personal de la Embajada mexicana en Guatemala es mucho peor aún que la de Estados Unidos”.
Le estamos haciendo en México el trabajo sucio a EEUU sirviendo como policía fronteriza.
También está todo este asunto de la mal llamada guerra contra las drogas, ha generado una gran cantidad de violencia. Esto es supuestamente para detener el flujo de droga hacia Estados Unidos. Pero la verdad es que en Estados Unidos ya está legalizada la marihuana en muchas partes y las otras drogas las consumen -heroína, cocaína y otras- las consumen con gusto. Ahí está la demanda. Pero del otro lado de la frontera está generando mucha muerte.
Es muy triste porque México ha hecho todo lo que le pide Estados Unidos y aun así o quizás por eso mismo, no nos respetan en absoluto”.
La agenda corporativa:
“Los líderes de Sudamérica tendrán sus problemas, se los puede criticar, se debe ser crítico con cualquier líder, pero al final de cuentas ellos están defendiendo a sus países, a sus pobres.
Por mucho que Trump habla de un discurso nacionalista al igual que Peña Nieto , en realidad ellos pertenecen a una red internacional de poderosos intereses financieros, petroleros, económicos, que rebajan por mucho los intereses nacionales de los pueblos correspondientes.
Las alternativas de México:
Pregunta: Hay una gran asimetría en la relación bilateral de ambos países. Terminar con el TLCAN afectaría a Estados Unidos: seis millones de empleos estadounidenses dependen de las exportaciones a México, según funcionarios mexicanos. Pero para los mexicanos el resultado podría ser mucho peor, también según los funcionarios. En términos de comercio: ¿que alternativas tiene México?
“México debería girar hacia el sur. Este ha sido siempre el proyecto de un sector importante del sector de los campesinos, obreros de izquierda.
En realidad México siempre ha abogado por mirar hacia el sur en lugar de seguir fantasías de que con la supuesta integración de América del Norte México iba muy rápidamente convertirse en un país del primer mundo.
Lo que está ocurriendo es una desarticulación y fragmentación de la economía nacional en México. El campo ya no produce para el consumo interno. Es pura exportación para la demanda estadounidense. La Walmartización de México ha sido atroz. Ha eliminado y destruido muchos mercados populares. Ahora estamos en situación muy débil precisamente por el TLC. Retirar el TLC creo que a largo plazo genera esperanza por esa posibilidad de girar hacia el sur. Sin embargo en el corto plazo sí, va a generar mucha crisis, un agravamiento de las crisis que ya existen en materia económica y política”.
Canadá y el TLCAN:
John Ackerman critica la posición adoptada por el gobierno canadiense que no dejó entrever ninguna posibilidad de hacer un frente común para enfrentar la renegociación del TLCAN.
“Canadá debería recordar y tener claro que tiene inversiones muy fuertes en México, por ejemplo, las minas. 80% de las minas de México son canadienses. Pues más vale cuidar esta relación”.
Ackerman señala también que esas minas, que destruyen el medioambiente y que maltratan a los trabajadores, tendrían que tener muchas más regulaciones y control por parte de México.
Recuperar el orgullo mexicano:
No se hace muchas ilusiones. Trump, dice Ackerman, es la continuidad de una política que viene desde hace mucho tiempo. El muro no lo inventó Trump, recuerda. Tampoco la persecución contra los migrantes. Pero lo hace más abiertamente.
Ve en perspectiva una guerra comercial. Y afirma que así como Estados Unidos busca defender los intereses de los suyos, México tendría que seguir el mismo camino. Y eso puede tener un efecto positivo. Recuperar un poco el orgullo nacional, comprando local, por ejemplo.
John M. Ackerman es profesor del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), editor en jefe de The Mexican Law Review y columnista de la revista Proceso y del diario La Jornada.